Apreciamos todo donativo, cualquiera que sea la cantidad. Para informarse de cómo puede ayudar, pulse el botón «Lea más» que sigue.


 
   
  COLOMBIA
"Todos los programas son excelentes, hasta tal punto que el contrato sólo era por 6 meses y ya casi cumplimos 3 años. No hay noche o día que no recibamos llamadas telefónicas de gente interesada en conocer más del Señor y dando muy buenas referencias del programa. Nuestro país está sufriendo mucho y las gentes tienen hambre de Dios. Nuestro dolor es no poderles enviar una ofrenda por su cooperación con nosotros." (Ibagué, Colombia)


 
 

La cosecha

Estos son, sin lugar a dudas, días de una gran cosecha en América Latina. La necesidad de llegarles a las masas con el mensaje de Cristo es más apremiante hoy que lo que fue en 1942 cuando el Hermano Pablo primero escuchó el llamado de Dios. Ahora nos esperan oportunidades y retos que nadie hubiera creído posibles durante los días iniciales de la siembra.

En la última década del siglo 20 Dios levantó una organización cristiana en América Latina denominada Confederación Iberoamericana de Comunicadores y Medios Masivos Cristianos (COICOM). Desde su inicio, sus dirigentes hispanos reconocieron el valor que representaba tener en su Junta de Referencia a un asesor de la talla del Hermano Pablo. Resulta que esos líderes de COICOM llevaban toda una vida escuchando al Hermano Pablo en la radio, orgullosos de que él los había estado representando con un marcado énfasis en la excelencia de la programación. A ellos les pareció evidente que el Hermano Pablo tenía mucha sabiduría y experiencia que aportar, las cuales podían enriquecer la vida de líderes clave en los medios de difusión cristianos. Por eso en 1996 el Comité Ejecutivo de COICOM les comunicó al Hermano Pablo y a su esposa Linda que por decisión unánime los nombraban «Ministros Embajadores de COICOM para Iberoamérica», y como tales fueron «una fuente de inspiración y un ejemplo para las nuevas generaciones» hasta la muerte del Hermano Pablo.

En 1996, los miembros de la Junta Directiva de la Asociación Hermano Pablo nombraron a Carlos Rey Stewart como Presidente de la Asociación, por lo que el Hermano Pablo anunció: «Dios, en su bondad, nos envió a Carlos Rey con Linda, su esposa, para tomar nuestro lugar. Ellos ahora encabezan el ministerio.»

A pesar de que el Hermano Pablo pasó a la presencia del Señor en enero de 2012, su voz se sigue escuchando como siempre por radio y televisión en las transmisiones de UN MENSAJE A LA CONCIENCIA. Por su parte, Carlos Rey sigue grabando, como lo ha hecho desde 1995, mensajes evangelísticos que tienen un marcado énfasis cultural hispano. Además, a partir del 2008 a la audiencia se le comenzó a dar la oportunidad de «descargar su conciencia» al contar su caso en el sitio evangelístico www.conciencia.net. Linda, la esposa de Carlos Rey, que tiene una maestría en consejería, selecciona un caso por semana y responde con consejos prácticos y una aplicación espiritual basada en principios bíblicos. Su respuesta a modo de consejo se publica en el mismo sitio la semana siguiente para que la audiencia pueda leerla oportunamente, y posteriormente Carlos Rey graba cada «Caso de la semana» con su respectivo consejo y aplicación espiritual como una edición especial de UN MENSAJE A LA CONCIENCIA para radio y televisión. Así que los seis programas que se difunden cada semana constan de grabaciones del Hermano Pablo, de Carlos Rey y de «Casos de la semana», los cuales también graba Carlos Rey.

La Asociación Hermano Pablo avanza con el apoyo de amigos y hermanos que la respaldan con sus oraciones y sus donativos mensuales. Con la ayuda de Dios y de estos fieles servidores, seguirá influyendo de modo positivo en la vida de miles de personas que disfrutan a diario de sus dinámicos MENSAJES A LA CONCIENCIA.

Para familiarizarse con el formato y el estilo de UN MENSAJE A LA CONCIENCIA, puede leer algunos libretos en Mensajes. Nuestros devocionales en inglés Devotions son mensajes como éstos, pero con algunas modificaciones destinadas a lectores que ya son seguidores de Cristo.

 
©2017 Reservados todos los derechos